sábado, 27 de julio de 2013

Cosa del destino.

Quizás no fue sólo una coincidencia, quizás fue el destino quien lo quiso así.
Quizás somos diferentes, muy diferentes;  pero eso no implica que la forma que tenemos de mirarnos no sea igual. Puede que tengamos pensamientos distintos, pero nadie dijo nada de nuestros sentimientos. Puede que uno vaya hacia la derecha y otra a la izquierda, pero ¿por qué no le hacemos caso al destino, y llevamos un camino juntos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada