domingo, 21 de julio de 2013


Para qué malgastar el tiempo, para qué reducir lo necesario, para qué llorar si la vida te da muchos momentos para reír, para qué mentir si lo único que haces es engañarte a tí mismo, para qué enfadarnos con amigos si ellos son con los que puedes contar y con quien desahogarte en esos malos ratos, para qué alejarte de la persona que más quieres por gente que ni siquiera sabe el significado de la palabra "amor", para qué tener miedo, para qué fijarse en cosas fascinantes si lo que más importa lo tienes ahí al lado, para qué deprimirse por una frase insignificante que dijo alguien que no valora todo eso que hiciste. Para qué mirar la vida de ese modo negativo, si podemos mirarla por la perspectiva que cada uno quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada